¿Cómo elegir mi impresora de código de barras?

Impresora de codigo de barras

¿Que debo saber para comprar mi impresora de código de barras?

El código de barras es el identificador automático más popular en nuestros días y aunque los scanners modernos cuentan con sistemas de reconstrucción de códigos, la calidad de impresión siempre será factor para una lectura exitosa.

La tecnología usada en las máquinas especializadas en código de barras es a base de calor. Son impresoras térmicas y estas ofrecen dos métodos de impresión:

  • Térmico Directa: Este método utiliza consumible tratado químicamente de manera que al contacto con la cabeza de impresión cambie el PH (nivel de acidez o alcalinidad de una sustancia) y entonces se oscurezca.
  • Transferencia Térmica: Este otro método utiliza una cinta o ribbon que puede ser de cera o resina y que hace el principio similar a poner un parche en un pantalón con una plancha, es decir,  la tela sería la superficie a imprimir, el parche el ribbon y la plancha la cabeza de impresión.

La impresión térmico directa tenderá a perder la calidad de la impresión  por condiciones de luz y calor en el medio ambiente desgastándose con el paso del tiempo. Por el contrario la impresión de transferencia térmica será mucho mas duradera y permitirá, además de imprimir sobre papel y cartoncillo, hacerla sobre materiales plásticos y textiles como Polyester, Vinyl, Polipropileno, Tybec y Tela.

A continuación hablaremos de los factores más importantes a considerar para poder elegir el tipo de impresora correcto que se ajuste a nuestras necesidades actuales y futuras partiendo de las características de los equipos. Hay 5 factores principales a considerar.

  1. Tipo de impresora
  • De Escritorio: Son máquinas pequeñas fabricadas con partes de materiales reciclados, regularmente con poca capacidad de memoria y velocidades bajas de impresión. No son para tirajes de gran volumen si no para impresiones por demanda.
  • Comerciales o Semiindustriales: De mayor tamaño y más poderosas. Con partes y engranes metálicos y plásticos, buena capacidad de memoria y altas velocidades de impresión. Propias para retail y almacenes.
  • Industriales: Similares a las comerciales pero con la característica de poder trabajar sin descanso, 100% metálicas y para tirajes continuos.
  • Portátiles: Para aplicaciones de movilidad, son térmico directas y de conexiones inalámbricas, bajas velocidades de impresión y poca capacidad de memoria.
  1. Ancho del cabezal de impresión:

Debemos tener en mente el tamaño más grande de la etiqueta que utilizaremos en el entendido que el ancho se verá de manera horizontal o de izquierda a derecha.

Los anchos de cabezales están disponibles desde las 2” hasta las 8.5”.

  1. Resolución del cabezal de impresión:

Lo más común es encontrar cabezales de 203dpi (Puntos por pulgada) para todo tipo de impresión pero también se dispone de cabezales de alta densidad con 300dpi y 600dpi. Cabe mencionar que con mayor densidad se obtienen códigos con barras mas delgadas y se necesitará de scanners de alta densidad para la lectura.

  1. Velocidad de impresión:

Será directamente proporcional a la cantidad de etiquetas a imprimir por turno de trabajo.

  1. Capacidad de memoria:

Las impresoras cuentan con módulos de memoria que permiten el procesamiento de imágenes, manejo del buffer de impresión, permiten grabar constantes de impresión y determinan el alto de las etiquetas.

  1. Conectividad:

El standard es el cableado a USB pero existen las opciones en Bluetooth y WiFi.

Existen accesorios para las impresoras de código de barras como rebobinadores internos, cortadores automáticos y dispendadores de etiqueta para aplicaciones de manufactura, industriales, bandas de producción, empresas de paquetería y logística y Centros de Distribución.

Por: Gerardo Alcérreca

Speak Your Mind

*